sábado, 26 de noviembre de 2016

UN OLIVO PARA UNA MUJER DE PAZ


25 de noviembre de 2016. Caía la noche y la emoción era contenida. Alegría por ver a algunas de nuestras hermanas de América, por encontrar la Casa Madre de nuevo abierta de par en par y por recordar a nuestra Cofundadora plantando un olivo en la Clausura familiar e íntima del I Centenario de su muerte. El 26 la Clausura será en la Sagrada Familia: padres, docentes, alumnos y allegados nos encontraremos allí...
Pero hoy sus hijas le dedicaban un homenaje en la Casa que ella fundó, la que iniciaba la Restauración de la Congregación femenina fundada por san José Manyanet. 



Un olivo como signo de la mujer de paz que fue, como recuerdo del Getsemaní que vivió para engendrar "la obra del milagro".
Caía la noche y allí estábamos sus hijas...y allí estaban los de Aiguafreda, el alcalde, sacerdotes y amigos bienhechores. 
Hubo palabras (se publicarán) y símbolos. Pero hubo, sobre todo, ambiente de familia.
Después se visitó el Museo de la Congregación que se ha actualizado con las recientes aportaciones. Se inauguró con motivo del Centenario de la Casa Madre (1994) y se renueva en el Centenario de la Madre. 






















No hay comentarios:

Publicar un comentario