jueves, 15 de septiembre de 2016

¡YA EN ROMA!


¡Cuánta historia, cuánto amor y cuánta entrega hay tras este "papel"!. Cuánta santidad callada, cuánto bien hecho, cuánto anhelo de Dios...
Y también cuánta admiración de sus hijas, cuánto amor, cuánto deseo de verla en los altares para presentarla al mundo como modelo de santidad en favor de las familias y la educación.
¡Ya está en Roma!
Ahora, a seguir...

1 comentario:

  1. Mucha plenitud de vida y muchos años de trabajo se resumen en un papel, pero un papel que es testigo y habla de todo ello. Que pronto se reconozca en la tierra lo que M Encarnación ya vive en el Nazaret del cielo.

    ResponderEliminar