miércoles, 14 de septiembre de 2016

SOLEMNE CLAUSURA DE LA FASE DIOCESANA




Ayer, 13 de septiembre de 2016, el corazón estaba de fiesta.  Mons. Juan José Omella Omella, arzobispo metropolitano de Barcelona, clausuró la fase diocesana del proceso de canonización de la Sierva de Dios M. Mª Encarnación Colomina Agustí, Cofundadora de nuestra Congregación.
Un paso muy importante y un proceso ágil pues la  Causa se inauguró en  septiembre de 2015.


En el acto, que se celebró en el salón noble del Palacio Episcopal de Barcelona, estuvieron presentes M. Montserrat del Pozo, Superiora General de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret y el P. Jesús Díaz Superior General de los Hijos de la Sagrada Familia, congregaciones ambas que fundó san José Manyanet. Asistió un nutrido grupo de religiosas y religiosos de ambos Institutos así como familiares y personal docente de los colegios que la Congregación femenina  tiene en Barcelona.



La sesión se inició con un canto y un saludo  del Sr. Arzobispo. Y tras la intervención del P. Josep M. Blanquet, postulador, en la que afirmó que el estudio hecho sobre la vida, las virtudes y la fama de santidad de la Sierva de Dios será de gran ayuda para las fases sucesivas del Proceso, el Sr. Arzobispo firmó el decreto de clausura de la fase diocesana y, oídos los juramentos de todos los que han instruido la Causa, el Sr. Arzobispo nombró portadora a la M. Ramona Gabarró i Canals, Vicaria General, para que sea ella quien traslade a Roma y presente a la Congregación de las Causa de los Santos las Actas del proceso que ha reunido el tribunal de la Causa. Se cerraron y lacraron las cajas que contienen las pruebas documentales y testificales.  






M. Montserrat del Pozo, Superiora General, agradeció en emotivas palabras el don de tener, en las raíces, una mujer de firme fe que nos obliga moralmente a seguir sus pasos.


En su alocución final,  el sr Obispo indicó que los cristianos deberíamos animarnos unos a otros en la carrera de la santidad. “Cuando hay un tour, un giro- dijo- hay mucha gente que anima a los ciclistas. También nosotros deberíamos decir a otro: ánimo, te estás acercando a la santidad, no desfallezcas…” 



El Arzobispo felicitó a la Congregación y pidió a Dios que M. Encarnación mirara con ternura la diócesis de Barcelona ya que él presidía por primera vez, desde su toma de posesión, en diciembre de 2015,  un acto de este tipo.  
Tras estas palabras y el himno de Nazaret un fuerte aplauso selló el acto. Y aunque se trata de un acto jurídico todos los presentes éramos conscientes de que era también un compromiso de santidad para todos.







1 comentario:

  1. Cuánta alegría es que reconozcan tu labor a favor de la causa de Cristo . Su mejor premio sería que pusiéramos en práctica los valores de Nazaret. Gracias a todos los que dáis la vida siempre al servicio de los demás . Dios OS bendiga!!!!!

    ResponderEliminar