sábado, 17 de septiembre de 2016

PALABRAS DEL POSTULADOR




Queridos Sr. Arzobispo Metropolitano, Miembros del tribunal eclesiástico, superiores generales de las Congregaciones de Hijas e Hijos de la Sagrada Familia, sacerdotes, religiosos y religiosas, familiares de la Sierva de Dios, miembros de las comunidades educativas, amigos todos.
         Hace apenas un año, el 15 de septiembre del año pasado, 2015, tuvo lugar, en esta misma sala, la apertura del proceso diocesano de la causa de beatificación de la sierva de Dios M.ª ENCARNACIÓN COLOMINA Y AGUSTÍ (1848-1916), cofundadora con San Josep Manyanet de las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret, a principios del año centenario de su muerte. Hoy, gracias a Dios, nos reunimos de nuevo para el acto de clausura. 



         La investigación diocesana que hoy completamos recoge la compilación de tres pruebas muy definidas: la documental, la testifical y la del non cultu.
         1. La prueba documental contiene dos aspectos: el examen doctrinal de los escritos de la Sierva de Dios y la investigación de toda la documentación histórica relativa a la Causa.
         El examen de los escritos lo han realizado dos Censores teólogos, los cuales han emitido un informe que asegura que no hay nada contra la fe y las costumbres y, además, hace una real y completa descripción del perfil humano, religioso y apostólico de la Sierva de Dios.
         Por el segundo aspecto, los miembros de la comisión histórica, con la ayuda de la postulación, han recogido una abundante documentación sobre el itinerario humano, cristiano y religioso de la M. Encarnación, y han hecho un estudio muy esmerado y rico sobre la vida, las virtudes y la fama de santidad de la Sierva de Dios, que, estoy seguro, será de gran ayuda para el estudio que tendrá que hacer la Congregación de las Causas de los Santos.
         2. Para la recopilación de las pruebas testificales, o declaraciones de los testigos, tratándose de una causa histórica, han sido pocos, pero representativos de todo el pueblo de Dios, los testigos interrogados por el tribunal: familiares, religiosas de Nazaret y otros, sacerdotes, religiosos y laicos.
         3. Finalmente, el tribunal eclesiástico ha visitado el lugar de la sepultura de la Sierva de Dios en el cementerio del Poblenou de Barcelona donde fue enterrada en 1916, para comprobar que no ha recibido ni recibe ningún culto público eclesiástico.
         Las declaraciones orales y escritas, los escritos y el epistolario de la Sierva de Dios, los documentos históricos de la Causa, los informes de los Censores y de la Comisión histórica, están recogidos en las Actas del Proceso. Son un total de 2.100 páginas, que tenemos delante de nosotros, en tres copias: los originales, en las cajas de color rojo, que se depositarán al archivo diocesano de Barcelona, y las otras dos copias, en las cajas de color azul y verde, que serán llevadas a Roma y entregadas a la Congregación de las Causas de los Santos.
         Esta Congregación es la que, aprobada en primer lugar la validez jurídica del proceso, y analizada la documentación por el Congreso de los consultores especialistas en historia, por el Congreso de los teólogos y por la Congregación ordinaria de los Cardenales y Obispos, en su momento presentará a la aprobación del Santo Padre el decreto sobre la heroicidad de las virtudes teologales y morales de la Sierva de Dios.
         Nos queda todavía un camino largo, ciertamente, pero hemos dado este primer paso con mucha confianza y convicción de que, si Dios quiere, llegaremos a buen puerto. Quienes han estudiado la vida de la Madre Encarnación Colomina, saben y están convencidos de que es una candidata firme, porque, sin querer anticipar el juicio de la Iglesia, vivió y murió evangélicamente, como una auténtica mujer consagrada a Dios, una hija fiel de la Sagrada Familia de Nazaret y una discípula predilecta de San Josep Manyanet. Por eso esperamos confiados el veredicto de la Iglesia.
         Pero todos podemos acelerar este tiempo si pedimos con insistencia la intercesión ante Dios y la Sagrada Familia de su Sierva con una plegaria humilde y confiada.
         Por mi parte, antes de acabar, quiero agradecer la presencia del Sr. Arzobispo Metropolitano, que ha querido presidir personalmente este acto; la dedicación y el trabajo silencioso del Tribunal eclesiástico, de los censores teólogos y de la comisión histórica, la colaboración de los testigos y la disponibilidad de las otras personas que nos han apoyado y ayudado.
         Muchas gracias.
P. Josep M. Blanquet, S.F., Postulador
Barcelona, 13 de septiembre de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario