sábado, 7 de mayo de 2016

CONOCIENDO A NUESTRA COFUNDADORA IX



AÑOS DE SILENCIO Y ESPERANZA

M. M.ª Encarnación se pone inmediatamente en contacto con el padre Manyanet, el cual le contesta de forma consoladora y la anima a unirse al grupo de Barcelona:
"Los sufrimientos de mi nueva salida mermaron mucho mi salud, volviéndome el hipo, que cesó al poco tiempo en Barcelona, a donde me llamó este mismo año de 1882 el Rdmo. Padre Mañanet, para que le ayudase en la fundación del Instituto Religioso "Hijas de la Santa Casa de Nazareth” (M. M.ª Pilar Mas, Biografía de la madre M.ª Encarnación Colomina).



El grupo de “las de Barcelona” como se conoce a las religiosas fieles al padre Manyanet irá creciendo, lo cual hará que se trasladen de piso dos veces hasta recalar en la calle Santa Ana n.º 10. Con la llegada de M. M.ª Encarnación al grupo se organiza una cierta vida de comunidad. Practican sus ejercicios espirituales y llevan una vida retirada dedicándose al lavado y planchado de ropa y a atender señoras pensionistas para poder subsistir. El padre Manyanet les da Reglas (1884) y nombra responsable a M. M.ª Encarnación, a la que reconocen como “superiora” (M. Asunción Pujol, Notas manuscritas).
Van a vivir así doce largos años de anonimato y silencio hasta que el padre Manyanet ve la posibilidad de dar una nueva forma a su obra, iniciada en 1874. El obispo de Barcelona no ha reconocido oficialmente, aunque haya tolerado su presencia, al grupo de Santa Ana. M. M.ª Encarnación Colomina, como superiora, siguiendo las indicaciones del vicario general Dr. Felipe Vergés i Permanyer, con fecha 22 de mayo de 1884, envió al prelado diocesano una solicitud o instancia pidiendo autorización para vivir comunitariamente según las Constituciones cuyo texto le remitía. No hubo respuesta. 

A medida que la vida se va regularizando, el padre Manyanet organiza también la estructura de gobierno. M. M.ª Encarnación es confirmada como superiora:
“El día 15 de junio de 1886, tercer día de Pascua de Pentecostés —según dice una nota manuscrita de una religiosa—, bajo la presidencia del padre Manyanet, fundador y superior del Instituto de la Sda. Familia, y con aprobación del mismo, han sido nombradas por elección de votos la madre Encarnación Colomina por superiora, madre Antonia Torres por ministra y madre Asunción Pujol por secretaria; siendo asistente en dicho acto el Rdo. Sr. Dr. Gabriel Farrero” (M. Asunción Pujol, Notas manuscritas).

Durante estos años de silencio M. M.ª Encarnación sostiene la obra que el padre Manyanet no duda en llamar “del milagro”.
Prueba del afecto y confianza que éste deposita en M. M.ª Encarnación es la invitación a participar con él y otro religioso, en 1888, en la peregrinación a Roma y Loreto con motivo del jubileo sacerdotal del papa León XIII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario