sábado, 28 de mayo de 2016

EL GRAN AMOR DE M. ENCARNACIÓN





Ya decía la hermana de Santa Teresita de Lisieux, Celina, que su hermana no tenía devociones. La devoción es, en la vida cristiana, algo opcional por mucho que sea  a veces un medio excelente de crecimiento en la fe.
Pero es preciso – cada vez más – distinguir lo devocional de lo nuclear y asentar nuestra fe en aquellos aspectos que constituyen las “verdades de fe”. Así lo hacen todos los santos al manifestar su amor a la Eucaristía. M. Encarnación profesó desde muy joven un entrañable amor a Jesús Sacramentado. Hoy, al celebrar Corpus Cristhi, no podemos dejar de mirar cómo vivió ella el amor a la Eucaristía.

domingo, 22 de mayo de 2016

NUESTROS ALUMNOS LA CONOCEN...






 Como opción podíamos hacer un artístico cubo, una infografía y un periódico. Investigamos para ello sobre la vida de M. Encarnación y plasmamos lo que de ella aprendimos.
Nos ha parecido un trabajo interesante y expresivo, hemos aprendido mucho sobre su vida, como por ejemplo que supo superar las dificultades, que salió y volvió a entrar del noviciado por motivos de salud. Fundó el colegio del que somos alumnos y por eso estamos tan contentos y emocionados. Con la ayuda de san José Manyanet creó un colegio fruto del esfuerzo y de la dedicación de una mujer que dedicó toda su vida a Dios.  

Leyre Sevilla i Mireia Roig
Colegio Mare de Déu dels Àngels 
(Barcelona)

martes, 17 de mayo de 2016

ME HABLÓ EL CRISTO




El pasado viernes, trece de mayo, estuve en el obispado de Barcelona. Tengo que confesar que, pese a la gran devoción que los barceloneses sienten por el Cristo de Lepanto, yo no me incluía en esa multitud. La imagen del Cristo se venera en una capilla lateral de la Catedral y siempre hay gente postrada a sus pies.
Desde hace un tiempo, desde que supe que M. Encarnación lo visitaba diariamente, no puedo dejar de entrar y rezar a sus plantas por todo la Congregación. No puedo dejar de pensar que el Cristo sabe muy bien quién me ha llevado allí y sabe también que intento rezar por la Congregación como si esta estuviera naciendo cada día, restaurándose cada día…intento, quizá, encontrar las mismas palabras que usaría M. Encarnación para presentarlas de nuevo al Cristo que ella tantas veces miró.

POESÍA A M. ENCARNACIÓN


                  Desde Maracaibo nos llega la colaboración de una joven admiradora de M. Encarnación



A madre Encarnación Colomina

EL PODER DE CREER.

La madre Encarnación Colomina era una religiosa amorosa,
que tenía una actitud juiciosa.

Con sacrificio y trabajo, cofundó el maravilloso lugar donde estamos estudiando.

Con la ayuda de San José Manyanet se convirtió en cofundadora de las Misioneras Hijas de Nazaret.

Le damos gracias porque hoy crecemos para creer, estudiando, rezando y orando en la vida, con el ejemplo que nos dan Jesús, José y María.
Tú que perdiste a tu madre, cuando eras apenas una niña, ayúdanos a valorar a los nuestros  y  a amarlos con toda nuestra vida.

Te pedimos por nuestras vidas y porque estemos muy bien y sigamos, en la formación de la fe.
Madre Encarnación, guíanos por el camino de Señor y haznos humildes,
de mente y corazón.

Gracias a tu colaboración, está esta congregación, donde llevar la palabra de Dios es nuestra misión.
A ti, madre e hija, que viviste en fidelidad  y te diste con amor, gracias de corazón.

Verónica Marin. 13 años (Colegio Nazaret. Maraciabo)

CONOCIENDO A NUESTRA COFUNDADORA (X)




LA RESTAURACIÓN DEL INSTITUTO

El padre Manyanet realizó varias gestiones para establecer a sus “religiosas” en otras diócesis pero no dieron el resultado esperado. Finalmente se inclina por intentar una fundación en la diócesis de Vic, pues conoce personalmente al prelado doctor José Morgades y Gili. Pero antes de realizar nuevas gestiones, el fundador quiere la seguridad de las religiosas. Y solicita de éstas que manifiesten por escrito su deseo y voluntad de pertenecer al Instituto restaurado.
Tras ocho días de reflexión y un día de retiro la cofundadora escribe:
"Madre Encarnación Colomina, con la gracia de Dios y ayuda de nuestros augustos Patronos Jesús, María y José, prometo seguir y cumplir con fidelidad las santas Reglas A. M. D. G." (Declaración de las religiosas de la calle Santa Ana).

sábado, 7 de mayo de 2016

M. ENCARNACIÓN DE LA A...A LA Z.




A veces hay personas que nos cambian la vida. M. Encarnación Colomina conoció al P. Manyanet en una romería al Santo Cristo de Balaguer en noviembre de 1871. Y ese encuentro fue tan definitivo que ella no duda en reconocer ante el obispo Casañas:

CONOCIENDO A NUESTRA COFUNDADORA IX



AÑOS DE SILENCIO Y ESPERANZA

M. M.ª Encarnación se pone inmediatamente en contacto con el padre Manyanet, el cual le contesta de forma consoladora y la anima a unirse al grupo de Barcelona:
"Los sufrimientos de mi nueva salida mermaron mucho mi salud, volviéndome el hipo, que cesó al poco tiempo en Barcelona, a donde me llamó este mismo año de 1882 el Rdmo. Padre Mañanet, para que le ayudase en la fundación del Instituto Religioso "Hijas de la Santa Casa de Nazareth” (M. M.ª Pilar Mas, Biografía de la madre M.ª Encarnación Colomina).