sábado, 28 de noviembre de 2015

MUERTE Y ENTIERRO DE NUESTRA COFUNDADORA


                                     La Madre falleció en el Colegio Mare de Déu dels Àngels (Sagrera-Barcelona)

El 27 de noviembre fallecía M. Encarnación en el colegio Mare de Déu dels Àngels. El certificado médico, extendido a las 6 de la mañana afirma que muere a consecuencia de la hemorragia cerebral que había sufrido el día 24 en misa. Visitada por el Dr. Vendrell, ya el día 25 no dio esperanza alguna.


Sus hijas se fueron turnando a su lado rezando a su alrededor el Santo Rosario y la “Coronilla de la buena muerte a San José”. La Madre, según consta, daba ejemplo de cristiana confianza y serenidad. El P. Tallada, Superior General,  le administró el viático, los Santos Sacramentos, le concedió la Bendición Apostólica y celebró sobre la cómoda del dormitorio, la última eucaristía para ella, estando agonizante, pero santamente consciente y devotamente emocionada...: “Ahora me encontraré con el Padre Manyanet en el cielo”

A las 4.30 de la madrugada del 27 entregó su alma al Señor. Vestida ya con el hábito, le pusieron en las manos un rosario que le había regalado san José Manyanet. Fue velada por sus religiosas y numerosos religiosos de la Sagrada Familia; sus hijas  rodearon “su cuerpo de lirios blancos, signos de la pureza y transparencia de alma que caracterizó su vida”. 

Antes del entierro, el P. tallada celebró una misa cantada de difuntos; concelebraron los PP Sirvent, su director espiritual, y Colomer, ambos Hijos de la Sagrada Familia.

Escribía la superiora de la casa: “Su muerte ha sido la del justo y en esta casa sentimos un dolor mayor que el que se experimenta en la muerte de una hermana; y es muy natural puesto que ha sido nuestra fundadora y Madre, que nos ha recibido en sus brazos a casi todas las que aquí estamos”.

El 28 de noviembre se realizó el sepelio de M. Encarnación. Presidieron el cortejo fúnebre los PP. Tallada y Sirvent. Está enterrada en el nicho del piso 4.º señalado de n.º 477 del Interior de la Isla 2.ª, Departamento 1.º. Cementerio del Este. Barcelona
Como signo de veneración se acordó no enterrar ninguna otra religiosa en el mismo nicho y así fue hasta 1940, época de gran penuria económica, en que ante la muerte de Sor Ana Garsot fue preciso utilizar el nicho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario