sábado, 24 de octubre de 2015

CONOZCAMOS NUESTRA COFUNDADORA (III)

                                 
                                               Cocina de la casa de M. Encarnación tal como ella la conoció.

COMPÁS DE ESPERA

De 1875 a 1877 María Manuela vivirá en el hogar paterno, con alguna breve estancia en el balneario de Panticosa o en la ciudad de Barcelona, a donde se dirige para consulta de especialistas, pues su enfermedad parece no tener cura.
Durante este tiempo la guía José Manyanet que, aunque le recomienda que se cuide, le indica que su enfermedad es de otra índole y que “sólo la curará San José”.


Balneario de Panticosa


Mientras se repone, Manuela despliega un apostolado de vida religiosa en su pueblo natal y pone a varias muchachas en contacto con el padre José Manyanet, el cual por esas fechas ha fundado ya las religiosas Hijas de la Sagrada Familia en Talarn (1874), como segunda parte de su obra. Manyanet, a su vez, confía totalmente en María Manuela y deja que asesore a las chicas en todos los aspectos prácticos.
En el periodo de dos años María Manuela sufre varias operaciones y vive la muerte de su padre. Cuando ya parece que los médicos no saben qué hacer, y mientras pasa unos días con las religiosas fundadas por el padre Manyanet, en el noviciado de Horta (Barcelona), viste el hábito de san José y sana. Es el 13 de diciembre de 1876.

Regresa a Os de Balaguer con la firme determinación de ser Hija de la Sagrada Familia. De diciembre de 1876 a febrero de 1877 el padre Manyanet le escribe tres cartas instándole a entrar pronto y reclutar jóvenes de Os para la vida religiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario