martes, 18 de agosto de 2015

PALABRAS DE M. MONTSERRAT DEL POZO, SUPERIORA GENERAL


La historia la hacen las personas. Detrás de toda obra, de toda Institución, de avances y descubrimientos, siempre se encuentran una o varias personas que son las que los han hecho posibles. Las circunstancias son las mismas para todos, pero las decisiones que las personas toman a raíz de ellas son las que marcan la diferencia y configuran las diferentes personalidades, que siguen siendo referentes a lo largo del tiempo.


Por esto, con motivo de iniciarse el proceso del reconocimiento de su grandeza, me complace inaugurar este blog que dará a conocer a Madre Encarnación Colomina, Cofundadora con Sant Josep Manyanet de la Congregación de Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret.

Madre Encarnación Colomina, al igual que otras grandes figuras de su tiempo,  supo ver en la problemática de finales del siglo XIX que había dos realidades fundamentales para la buena marcha de la sociedad que requerían una atención especial: la educación y la familia. Con una fe firme, dotes de organización y administración y una espiritualidad recia, anclada en el Misterio de Nazaret, encontró la respuesta a su vocación en la Obra iniciada por S José Manyanet, para la formación de familias cristianas mediante la educación de la niñez y de la juventud.

Desde este blog que comienza al iniciarse en la diócesis de Barcelona el proceso para el reconocimiento de las virtudes heroicas de Madre Encarnación Colomina, quiero expresar el deseo de que sea un punto de encuentro para que, al seguir el desarrollo del camino hacia la canonización, se conozca mejor su vida, de manera que pueda ser ejemplo y estímulo que ayude a muchos, no sólo a imitarla, sino también,  a saber dirigir la mirada hacia donde ella miraba.







No hay comentarios:

Publicar un comentario